La castaña

¡Porque el patrimonio no es solamente ante sus ojos, puede también estar en su plato, ven a degustar nuestras especialidades!

La castaña es el fruto comestible del castaño, árbol de 15 a 25 metros de altura con follaje caduco.

Rignac fue elegido como lugar de protección, de estudio y de valorización de antiguas variedades de castaña en Midi-Pyrénées gracias a algunos apasionados quien han iniciado de identificar las variedades de castaño de Aveyron y así crear el Conservatorio Regional del castaño con la ayuda de la provincia, el ayuntamiento de Rignac y las juntas municipales del País Rignacois.

 

 

 

Hasta el principio del siglo 19, el castaño tiene una plaza importante en las sociedades rurales con 60 000 ha de castañares plantados, pero esta fragilizado por las evoluciones sociales, agrícolas e industrial para hoy representar solamente 5000 ha. La mecanización agrícola y la llegada de la cal, de la cultura de la patata y la extracción de tanino fueron en gran parte responsable del abandono de los castañares.

La asociación salvaguarda las diferentes variedades de castaño en un huerto conservatorio con más de 70 variedades, que están estudiadas, comparadas, medidas para conocerlas y salvaguardarlas.

Antigua explotación agrícola, el lugar se ha convertido en 1995 en un huerto conservatorio compuesto por varias parcelas:

  • Un arboreto
  • 3 huertos de castañares: uno en terraza compuesto principalmente de variedades hibridas, y dos otros huertos donde están conservados más de 60 variedades tradicionales.
  • Un huerto de variedades antiguas de manzanas valorizadas en zumo de manzanas.
  • Un sendero etnobotánica presentando la flora y el paisaje característico del Ségala.

Como cocinar la castaña...

La lista es larga y difícilmente exhaustiva pero en el país rignacois hay uno que destaca: la castaña. En el mes de octubre, solo falta agacharse para recoger este fruto que se puede acomodar de mil e una formas. Lo más importante es de escoger las castañas más bellas y maduras, de aspecto liso y sobre todo sin agujero en la cáscara. De vuelta a casa un truco sencillo le ayudará para descartar a los frutos malos: echarlos en agua y tirar los que floten.

Para quitarles la cáscara hay 2 opciones:

La manera tradicional con un cuchillo: hacer un corte en la parte abombada. Pues escaldar las castañas 5 mn en agua hirviendo con una cucharada de aceite. Esto le hará más fácil quitar le segunda piel. 

La manera “moderna” con microondas: quitar la primera piel con un cuchillo, poner las castañas en una fuente llena de agua y echar 1 mn al microondas a potencia máxima. Frotar entre las palmas de las manos para quitar la segunda piel.

Una vez haya pelado las castañas solo le falta elegir como las quiere comer. En un cake dulce o salado, en una crema, en sopa o simplemente asadas, se puede cocinar de muchas maneras!

Le proponemos algunas recetas :

Tortilla de castañas

Ingredientes para 4 personas

8 huevos

2 cebollas

2 cucharadas de nata espesa

Medio vaso de agua

1 cucharada de mantequilla

12 castañas cocidas

Sal y pimienta negra

Receta :

Cortar las cebollas en láminas y cocerlas en una cacerola con la mantequilla a fuego lento

Cuando son translucidas añadir medio vaso de agua

Dejar que reduzca hasta evaporación total del líquido, echar sal y pimienta

Cortar las castañas en trozos pequeños y saltearlas en una sartén con un poco de mantequilla

Batir los huevos y la nata en una fuente, echar sal y pimienta

En una sartén, derretir un poco de mantequilla, verter los huevos y repartir la cebolla y las castañas

Dar la vuelta a la tortilla y degustar en seguida.

Cake de castañas y calabacin

Ingredientes para 8 personas:

50 g de harina de castaña

130 g de castañas al natural

3 huevos

100 g de harina de trigo

1 paquete de levadura química

1 cucharada de aceite de girasol

125 ml de nata liquida

100 g de queso rallado

200 g de Picodon (queso de cabra)

1 calabacín

2 cucharadas de aceite de oliva

Sal y pimienta negra

Receta:

Encender el horno (180°C o termostato 6).

En una sartén, calentar el aceite de oliva y saltear las castañas y el calabacín cortados en pequeños trozos. Reservar sobre un papel absorbente.

Tamizar y mezclar las dos harinas

En una fuente, batir los huevos y añadir la mezcla de harinas, la levadura, el aceite de girasol y la nata calentada.

Mezclar bien y echar las castañas, el calabacín, el Picodon (u otro queso de cabra) en trocitos, el queso rallado, el perejil, sal y pimienta al gusto.

Mezclar bien esta masa y echarla en un molde para cake untado con mantequilla.

Hornear 45 min o hasta que la hoja de un cuchillo salga seca

Comer caliente o frio con ensalada